Adios a Romeo

Romeo al solEl pasado 22 de Diciembre mi gato Romeo se apagó. Su pequeño corazón no pudo con el mal que le devoró las entrañas y que acabó no sólo con su vida sino con parte de esta familia.

Fuiste parte de esta familia desde el primer momento. Recuerdo el día que fuimos Ake y yo a buscaros, a tu hermana Julieta y a ti y como ronroneaste en los brazos de tu nueva mamá. Éramos ya “nosotros”, los cuatro, una familia mucho antes de que llegara Abril.

Fuiste cariñoso y atento con nosotros, acudías a nuestra llamada y siempre, siempre, miráramos donde miráramos, estabas ahi, a nuestro lado. Adorabas los ratos de sol pero sobre todo estar en nuestros brazos o acurrucado sobre nuestro regazo. Nos advirtieron sobre tus celos al nacer tus cachorros pero fuiste un padre amante que los cuidó y dejabas que te mordieran las orejas. Nos advirtieron de nuevo cuando nació Abril pero de nuevo nos sorprendiste dejando que te tirara del rabo y te pegara gritos en las orejas. Venías en los momentos precisos a frotarte y darnos tu cariño. Nos sacabas una sonrisa en los peores momentos y alejaste la soledad de esta casa.

Abril te sigue llamando, “Momi, Momi” y mamá sigue esperando verte llegar por los tejados respondiendo a su llamada. Julieta tu hermana sigue buscándote por toda la casa y creo que tampoco se hace a la idea de que te has ido. Pero tu duermes acurrucado en tu abrigo, el mismo que te acunó cuando llegaste y en el que dormiste toda tu vida y que ahora te envuelve en tu último descanso. El dolor pasó y sólo lamento no haber estado a tu lado cuando cerraste los ojos por última vez para decirte todo lo que te escribo.

Ahora descansas en la naturaleza, duermes junto a otros en un cementerio de animales anónimo. Tu que siempre buscaste nuestra compañía no quisimos que estuvieras sólo en tu descanso.

Duerme tranquilo, Romeo, que el viento sea tu canción de cuna y la lluvia nuestras caricias. Hemos dejado una luz encendida junto a la ventana para que sepas donde está tu casa y puedas venir cuando quieras a ver a tu familia.

 

Siempre en nuestros corazones.

3 comentarios en “Adios a Romeo

  1. Es verdad, recuerdo haber leido tu artículo sobre la muerte de Nala. Conforme pasa el tiempo descubro más y más momentos en los que Romeo, silencioso, a veces dormido, permanecía a mi lado.
    Mientras escribo estas líneas pienso que está detrás mía, durmiendo sobre la impresora, como siempre…

¿Que te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s