Sobre monstruos y buitres

A los niños pequeños solemos consolarlos diciéndoles que los monstruos no existen.
Es sólo una mentira piadosa cuando en realidad lo que queremos decirles es que nosotros estamos ahí para protegerles porque los monstruos de hoy en día no son como los de los cuentos.
No son especialmente feos, ni repugnantes, no rugen ni hacen aspavientos mientras se acercan a nosotros.

Pero cuando un monstruo actúa y la oscuridad se cierna sobre la vida de las personas aparecen los buitres.

Esperan a que el monstruo se haya marchado y se lanzan ávidos de sangre sobre el dolor que éste ha dejado a su paso. Se alimentan de ese dolor, lo regurgitan sobre las personas para continuar alimentándose de él.
Los buitres comparten con el monstruo su completa falta de moral, su escaso respeto por los más frágiles y su egoísmo impetuoso que les hace velar por sus propios intereses antes que nada ni nadie.

El monstruo ya no hará más daño pero los buitres, ignorando toda súplica de compasión continúan estrangulando ferozmente a las víctimas.
Y es que los buitres carecen de sentimientos, todo vale si se consiguen el éxito inmediato.

Llegará el día en que otro monstruo hará su aparición en otra parte del mundo y entonces los buitres desplegarán sus negras alas y dejarán el lugar plagado de dolor y de angustia. Los que sufrieron el monstruo volverán a sus vidas anónimas, mientras que los que les prometieron “hacer todo lo posible por esclarecer las circunstancias” vuelan ya lejos, a por otro dolor que masticar y otras vidas rotas que estrujar.

2 comentarios en “Sobre monstruos y buitres

  1. Y sin embargo, al lado de monstruos y buitres siempre podrán emerger los soñadores, esos que creen que ni los monstruos ni los buitres tienen la última palabra, que la vida, esa que se ilumina con un cielo despejado, siempre tiene la última palabra, por pequeña que sea…
    Y pregonarán que no todo está acabado, porque a cada momento, en cada lado, incluso entre las víctimas, hay rayos que mueven la esperanza…

  2. Los buitres están hartos que se les compare con cierta especie humana, avida de poder, placer y dinero, sin escrupulos y capaces de infringir el mayor dolor a sus semejantes con tal de lograr lo que quieren. Los buitres son unas aves que sólo ellas, están dispuestas a dar ese servicio a la naturaleza, el de limpiar de desechos infecciosos y detener la propagación de enfermedades. por favor más talento a esos impetus literarios.

¿Que te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s