Donar el cordón umbilical no es tan fácil…

Esperando mi turno en el centro de salud veo un reportaje sobre las donaciones de cordón umbilical en el momento del parto.
Es fácil,
Es gratuito,
Ayuda a otros…

Durante todo el embarazo de Ariel dejamos constancia de nuestra intención de donar el cordón. Siempre nos remitieron al matrón en el momento del parto.
A diferencia de la donación de órganos no existe ningún documento dónde dejar constancia escrita de nuestra voluntad. O eso nos dicen.

En admisión, habiendo roto aguas Paloma, recalcamos a los ginecólogos que nos atienden que queremos donar la sangre del cordón. “a la matrona” se nos vuelve a decir. Nadie toma nota, no rellenamos ningún impreso.

Durante las 16 horas que estuvimos en la sala de dilatación volvimos a sacar el tema. “sí,sí, claro que sí”.

Al parto sólo entra la matrona con una enfermera. Cuando por fin nace mi hijo y lloramos y besamos le pregunto a la matrona.
Ella se disculpa diciendo que se le ha olvidado,, pero que ese es un proceso complejo que requiere la participación de más personal sanitario, que teníamos que haberlo solicitado con antelación. La matrona reconoce que no existe ninguna solicitud y todo son acuerdos de palabra.

Mi hijo nació con la suerte de contar con unos padres y una hermana que le quieren.

Las personas que hubieran podido beneficiarse de las células madre de su cordón contaron con la mala suerte de un parto en navidad, con el personal celebrando las fiestas en la sala de enfermeras y fuera del hospital. La mala suerte de una matrona de mal humor porque había discutido con los médicos y por trabajar el día de su cumpleaños.

La mala suerte de un protocolo mal hecho que deja la donación no a la voluntad de los padres sino al humor del sanitario de turno.

Esas células madres que queríamos que fueran un regalo para quién las necesitara acabaron en la basura junto con nuestras esperanzas de que nuestro hijo comenzara su vida con una buena acción .

2 comentarios en “Donar el cordón umbilical no es tan fácil…

  1. “Excelentes” profesionales de la sanidad pública os atendieron, por lo que veo. Mala suerte, porque la opinión generalizada de muchos conocidos es justamente la contraria (los que les atendieron a ellos eran excelentes de verdad).

    Siempre queda redactar un documento, con nombres y apellidos, y enviarlo a inspección de sanidad, a periódicos, etc. No por venganza o castigo, sino por intentar evitar que les pase lo mismo a otros…

  2. Pues no lo hicimos porque tampoco podemos demostrar que lo pedimos reiteradas veces. Solicitamos hacerlo por escrito pero no hay documento para ello nos dijeron, y si lo haces a mano ¿a quien se lo entregas si no hay un protocolo de recepción?

    Este post lo escribí desde mi movil esperando en el Centro de Salud. Lo escribí por la pena que me dio al recordar de nuevo este fracaso.

¿Que te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s