Mi mejor idea de la semana: darle pan de gengibre a mi HTC Tattoo

captura de pantalla inicioLa navidad del 2009, cansado de las limitaciones de Symbian, me decidí a probar Android. Una mezcla de Linux y Google, eso pintaba muy bien así que me compré una HTC Tattoo y la verdad es que me fui muy contento. Sin embargo las cosas fueron cambiando rápidamente, Android fue actualizando versiones (recordemos que la HTC Tattoo lleva la 1.6, la segunda versión en comercializarse) y mi terminal se fue quedando atrás. En menos de un año mi teléfono era una antigualla. Era la más agresiva y ruin obsolencia programada que había visto aunque tampoco me sorprendió, hace años que los móviles nos duran menos que las barras de pan. El tema es que hace unos meses que comenzaron a fallar varias funciones de mi Tattoo y no le encontraba remedio. El terminal cada vez iba más lento, la cámara fallaba, ya no podía ver vídeos como no fuera descargandolos con tubematey no siempre funcionaba. Sin contar la visita este verano al servicio técnico:

bajada a los infiernos

Mi movil se apaga y ya no quiere funcionar. Un mes para una reparación y encima vuelve con otro fallo distinto, la pantalla táctil no está ajustada, así que debo volver a enviarlo y así en dos ocasiones más que suman aproximadamente 3 meses sin mi Android. Así pues, ya tenía que estar mirando nuevos terminales hasta que me topé con éste artículo de Androidsis y aunque el tema me dio esperanza la técnica me parecía un follón de tres pares. No era para tanto… Sigue leyendo