16 años guardando secretos

disquette 3'5

Ordenando papeles me encuentro uno de mis primeros archivos digitales: un disquete de 3’5.

Este concretamente es de 1994 y burlandose de las estadísticas me ha revelado sin problemas mis archivos.

Con los años mis discos fueron sustituidos por un pendrive y éste por el móvil Android desde él que escribo esta entrada.

Son archivos de mis cuentos, diarios, memorándums y algún que otro proyecto scout. Todos en formato WordPerfect, que tiempos…

CuentosParaNoPubliCarlos nº13: El Afortunado

Aquí está el relato que presenté al Segundo Premio de Relatos Medievales, no ha sido seleccionado entre los finalistas, cosa que era previsible por otra parte 🙂 pero me apetecía participar y el año que viene también volveré a participar.

El Afortunado, CPNPC Nº13
Fue en el caluroso amanecer de un campamento de verano. Las moscas asediaban nuestros cafés y huyíamos del sol refugiándonos en la sombra de los quercus pues a las ocho de la mañana el calor era ya insoportable. Ake soltó un exabrupto sobre las moscas y a mi me vino a la mente la imagen de cientos de cadáveres cubiertos de moscas. Miré el valle que se abría ante nosotros y mi imaginación lo convirtió en el escenario de una reciente batalla. Mi imaginación fue más allá y una frase se abrió paso:

Santiago abandonó con desdén el escudo.

En un impulso irresistible abandoné mi café a las moscas y subi hacia las tiendas que se tostaban al sol, saqué de mi mochila mi libreta de cuentos y mi pluma y regresé al frescor de los árboles. De un tirón escribí el relato que mi imaginación hizo estallar a continuación.
Como siempre que escribo, no supe el nombre que tendría el relato ni su final hasta que lo concluí. Y así nació, en aquel paraje conocido como La Solana del Quemao, el día de Santiago Apostol de mil novecientos noventa y ocho, este relato.
El Afortunado fue el primero de varios relatos bañados en la oscuridad, que no en el pesimismo, que a veces rodea mis obras. Incluso pensé incluirlo en una nueva colección que creé adrede, Tierras Oscuras, pero que finalmente decidí reservar a otros menesteres.

Sigue leyendo

Segundo Premio de Relatos Cortos HdH Medieval

Hace años que había desistido de participar en concursos de relatos. No por soberbia sino simplemente por falta de tiempo (hay que buscar el concurso que se adecue a tu estilo de escritura, buscar el relato que mejor vaya a cuadrar…) y también cierta sensación de tampoco es que mis obras sean la caña.

Mis relatos están en la colección “Cuentos Para No Publi Carlos” por eso, entre otras cosas, pero entonces leo en el blog Historias de la Historia que convocan un premio de relatos cortos.
HdH es un blog que me encanta y por si faltaba algo en el jurado se encuentra el escritor giennense Juan Eslava Galán, que me apasiona, así que no me he podido resistir y les he mandado
El Afortunado, CPNPC Nº13
Fue en el caluroso amanecer de un campamento de verano. Las moscas asediaban nuestros cafés y huyíamos del sol refugiándonos en la sombra de los quercus pues a las ocho de la mañana el calor era ya insoportable. Ake soltó un exabrupto sobre las moscas y a mi me vino a la mente la imagen de cientos de cadáveres cubiertos de moscas. Miré el valle que se abría ante nosotros y mi imaginación lo convirtió en el escenario de una reciente batalla. Mi imaginación fue más allá y una frase se abrió paso:

Santiago abandonó con desdén el escudo.

En un impulso irresistible abandoné mi café a las moscas y subi hacia las tiendas que se tostaban al sol, saqué de mi mochila mi libreta de cuentos y mi pluma y regresé al frescor de los árboles. De un tirón escribí el relato que mi imaginación hizo estallar a continuación.
Como siempre que escribo, no supe el nombre que tendría el relato ni su final hasta que lo concluí. Y así nació, en aquel paraje conocido como La Solana del Quemao, el día de Santiago Apostol de mil novecientos noventa y ocho, este relato.
El Afortunado fue el primero de varios relatos bañados en la oscuridad, que no en el pesimismo, que a veces rodea mis obras. Incluso pensé incluirlo en una nueva colección que creé adrede, Tierras Oscuras, pero que finalmente decidí reservar a otros menesteres.

Ahora, gracias a Historia de la Historia, sale de la oscuridad y aunque no gane ningún premio ganará más lectores de los que jamás pude llegar a pensar tener.

CuentosParaNoPubliCarlos Nº8: Los Tentáculos del Sol

los tentáculos del Sol

CUENTOSPARANOPUBLICARLOS Nº8

Una casa en una colina, junto al mar, de amplios ventanales. Es la casa del Rey, y de su hija pequeña. Yo soy el mago, un viejo gris de barba blanca e innata energía. Alrededor de la colina se extiende la ciudad.
Anochece, estoy en el balcón de la casa y miro preocupado el juego de colores que el ocaso nunca ha producido. Veo en el horizonte al sol envuelto por unos tentáculos de luz y yo sé que algo maligno se esta apoderando de nuestra tierra. Desde su balcón el Rey me pregunta que pasa. De las nubes surge una sombra, pasa rozando el tejado y trata de lanzar sus hechizos sobre la hija del rey que duerme. Sigue leyendo

CuentoParaNoPublicarlos nº7: Sobre Piedras

Ocurre a veces que la vida nos sobrepasa, la memoria se nos hace pesada y no sabemos que rumbo tomar. Pero también ocurres a veces que nuestra imaginación se libera y sin querer hacer nada creamos al amanecer un nuevo paisaje donde cabalgan nuestras alegrías y se esconden entre los arbustos nuestros miedos.
Esta es la historia de un paisaje que nació bajo las estrellas, tan fuerte fue su magia que al despuntar el alba permanecía aún en mi.

Esta historia versa…

Sobre Piedras

Sigue leyendo

CuentoParaNoPublicarlos nº1: Reconquista

Tengo a mi imaginación agazapada en el bosque,
lista para caer sobre la ciudad sitiada del tedio.
Pero la orden de asalto no llega pues
mis capitanes se hallan luchando en otras tierras,
lejos de aqui,
y sólo la paz de mi castillo podrá de nuevo levantar
el vuelo de los dragones en la madrugada.

._oOo_.

La oscuridad partió
y mi armada rugió en los bosques,
en los montes
y sobre los desfiladeros.
Su clamor resonó en el valle destrozando a su paso las pocas esperanzas que el Tedio habia puesto en sus orcos.
Habiamos ganado la batalla sin nisiquiera empezarla.

Creative Commons License
CUENTOSPARANOPUBLICARLOS es una colección de cuentos y relatos protegida por el Registro de la Propiedad Intelectual y la publico bajo una licencia de Creative Commons: Puedes copiarla y distribuirla siempre y cuando reconozcas la autoría, no lo hagas con fines comerciales y no la modifiques.

CuentosParaNoPubliCarlos

CUENTOSPARANOPUBLICARLOSConforme se van extendiendo mis tierras voy temiendo perder algún día el control sobre ellas. Por eso las he registrado, pero todas juntas como un sólo territorio, de esta manera no sólo me ahorro dinero sino que los tengo todos juntitos y esta colección que cree hace tiempo para defender mi intimidad se hará realidad.
Así, guardaré todos mis cuentos en colecciones. Primero guardaré los relatos breves, los que tengo terminados. La fecha corresponde al año que empecé a escribirlos, pero no en todos los casos los escribí de una vez. Algunos tardaron años en completarse, otros fueron escritos en una mañana o en una noche.

Mientras encuentro un hueco para ir publicándolos resumo aquí lo que está por venir: Sigue leyendo

Hoy sale por fin el sol sobre mis tierras

encuadernado y listo para presentarlo en el registro de la propiedad intelectual…

Ayer fui a recoger los impresos y llevé  a encuadernar mis primeros relatos. No son todos los que tengo, sólo los que ya no voy a modificar y que comenzaré a publicar en este blog a partir de este fin de semana.

Esta mañana antes de entrar a trabajar los llevaré al registro de la propiedad intelectual de mi ciudad y este fin de semana, en algún hueco que tenga, subiré al blog un relato.

Cada semana subiré un relato, sin seguir ningún orden,  simplemente el que me apetezca cada semana.

Amanece sobre mis tierras, el sol comienza a iluminar las cumbres de las montañas más altas y su luz va descendiendo por las laderas relegando las sombras a las grutas y los pozos. Comienza por fin la aventura que planee para este Noveno Mapache…

Ake

Ake y Abril, en el verano de 2006No puedo hablar de mis cuentos sin hablar de mi inspiración. Ya escribía mucho antes de conocerla, pero fue la primera persona que se emocionó con mis escritos. Hasta ahora muchas personas habían recibido como regalo mío un cuento. Diseñados a medida y fruto del momento, he escrito en numerosas ocasiones relatos breves que he firmado con una dedicatoria a la persona que lo iba a recibir. No guardo copias de ninguno de ellos y nisiquera sé cuantos son ni si las personas a las que les hice estos regalos los conservan.

 

Quien sabe, si algún día una editorial llega a publicar alguna de mis obras igual sale a la luz alguno de estos regalos. La mayoría de sus receptores me agradecieron el detalle pero ninguno de ellos me animó jamás a seguir escribiendo.

 

 

 

Ake fue y es la única lectora fiel que he tenido a lo largo de mi vida. Ella no sólo ha sido mi inspiración sino también mi promotora solicitándome a menudo que volviera a escribir. También ha sido crítica, dándome su opinión sobre mis obras y es la única persona que ha sabido convertir en dibujos algunos de mis relatos. Pues allá por el año 1994, cuando yo le enviaba desde Granada capítulos de mis relatos largos, Ake comenzó a dibujar lo que mis manos escribían, incluso llegó una vez a adelantarse y realizó un dibujo inspirado en Lucas que en esos momentos, sin que mediara conversación entre nosotros, yo convertía en una escena. Cuando le llegó el nuevo capítulo y lo leyó su sorpresa fue mayúscula ya que ella aún no me había hablado de sus dibujos. También fue una sorpresa para mi cuando vi el dibujo y en aquel momento comprendí que nuestras almas estaban unidas.

 

 

 

Los primeros galos creían que algunas almas estaban unidas ya antes de nacer y que las personas que las poseyeran se reconocerían de inmediato cuando se vieran. Es una creencia que ha llegado a nuestros días como “amigos del alma”. Cuando Ake leyó la escena que ella había dibujado, cuando yo vi lo que había dibujado en el preciso instante en que yo, a cien kilometros de allí, había escrito, supimos que nuestras almas estaban unidas.

 

 

 

Ake guarda desde entonces mis relatos en una carpeta que ella misma hizo. Gracias a ello conservo gran parte de mis relatos ya que el devenir de mi vida me ha hecho dejar muchas cosas atrás, muchos de mis escritos se habrían perdido para siempre si Ake no hubiera entrado en mi vida, si ella no me hubiera pedido, semana tras semana, que le enviara los nuevos capítulos y relatos cortos que iba escribiendo y que yo sólo guardaba en un disquette, mi querido y perdido octavo mapache.

 

 

 

A ella, al amor de mi vida, a la madre de mi pequeña Abril, dediqué y dedicaré siempre lo que mi imaginación dicta a mis manos.