Las otras caras de la emigración: Ana, Paco, Ainhoa, Noelia y Claudia

Somos un matrimonio con tres hijas, Ana 40, Paco 47, ainhoa 18, Noelia 13 y Claudia que acaba de cumplir 3 añitos, llevábamos tiempo manteniendo relación via skype con una familia española que vive en Le Havre, Alta Normandía, nos regalaban los oídos todo parecía un camino de rosas. Total que aquel 13 de marzo de 2014 cogimos un autocar con cuatro maletas y apenas 2000 euros que buenamente nos dio la familia, ninguno lloraba pero el nudo en la garganta ahí estaba.

playa de Le Havre

playa de Le Havre


Sigue leyendo

Las otras caras de la emigración: Paloma y Carlos

Nuestra historia es la de una familia común. Mamá es abogada, tiene cuarenta años y como todos los profesionales liberales el simple hecho de estar dada de alta en la profesión le supone pago de impuestos, cuotas de mutua y otros gastos. Tenga o no ingresos. El 40% de sus ganancias parten en impuestos. Y en sus dos maternidades no ha tenido derecho a baja ni ayuda.
Papá es audioprotesista, pese a trabajar para la mayor empresa del sector tiene las mismas limitaciones que cualquier otro trabajador en España: un sueldo ajustado al mínimo, un contrato que exige más dedicación que el tiempo estipulado, unas horas extras que se presuponen pero ni se pagan ni se devuelven.
Completan la familia una preciosa niña de 3 años y un bebé nacido en la navidad del 2009.

recién llegados, camino del cole

recién llegados a Normandía, camino del cole

Nuestro hijo nace con graves problemas de salud. Sin embargo mi empresa no considera que yo tenga derecho a unas horas para llevarlo al médico. “¿para que está la madre?” es la frase que me suelta la responsable de recursos humanos cada vez que pido dos horas para el médico. Cuando lo hospitalizan, cosa frecuente, la empresa me descuenta los días de mis vacaciones.
Cuando mi hijo tiene un mes de vida recibo la carta de despido. Sigue leyendo

Un livre en attente d’un lecteur sans moyens

image

“Livre en attente”, o libro a la espera, es una preciosa iniciativa de la librería L’oiseau-Lire, en nuestra ciudad.

Primero llegó el café a la espera, ese café que podías dejar pagado por adelantado y que iría destinado a quien no pudiera permitírselo. Después fue el bocadillo a la espera, el almuerzo a la espera.

L’oiseau-Lire ha tenido la idea de hacerlo extensivo a los libros y con ese motivo, invita a sus clientes a dejar un euro o dos para que aquellos lectores que no puedan permitírselo tengan la oportunidad de llevarse un libro que hemos pagado el resto de lectores.

En unos tiempos en los que la educación y la lectura están infravalorados, son despreciados, me parece un gesto hermoso y a imitar.

La diferencia entre formación, educación, valor y estupidez

Me ha asqueado bastante la hipocresía con la que algunos amigos están compartiendo la siguiente foto en las redes sociales.
ellos se quedan, ellos se van
No señores, no sean tan estupidos como para pensar que todo el que se va tiene una carrera.
No sean tan imbéciles de compartir esa foto si aun residen en España.
No sean tan fascistas de considerar que porqué los de arriba son jovenes y visten de esa guisa son chusma.

Y recuerden que entre los que se quedan están éstos pero tambien éstos. Y que puestos a juzgar por las apariencias, también recuerden que Karadzic tiene una licenciatura y que algunos de los que compartís esta foto alegremente no tenéis estudios superiores.

La formación y la educación son cosas distintas y quien no las diferencia debería abrir un libro de vez en cuando.

¿Tanto cuesta dar ánimos?


En los últimos días he tenido un par de conversaciones que me han preocupado seriamente. En ambos casos fueron conversaciones con personas que están pasando por dificultades, ellas no se conocen entre sí, pero aún así encaran el futuro con valentía. Por supuesto les di ánimos y les desee fuerza para encarar sus proyectos, lo normal, no? Mi familia también está embarcada en un gran proyecto de vida y a nuestro alrededor son todo ánimos y esperanzas.

Pues parece que no es así porque sus respuestas a mis ánimos coincidieron en el pesar:

No estoy acostumbrado a que me den ánimos…

Cuando le cuento a la gente mis planes [para salir adelante] me dicen que ni se me ocurra, que será peor…

Que esto es una crisis de un tamaño descomunal,
Que todos lo estemos pasando mal,
Que haya más noticias malas que noticias buenas,
Que el futuro pinte negro y un largo etcétera no es óbice para dejar de sonreir y sobre todo no es motivo para desanimar a las personas a las que queremos y apreciamos.

Existen dos tipos de personas. Las que abren su propio camino y hacen historia y las que esperan a leerla en un libro. Estas últimas llegarán al final de sus vidas y entonces lamentarán no haber tenido la oportunidad de hacer lo que hubieran querido cuando en realidad siempre tuvieron a su alcance este camino.

No debemos dejar que nuestra propia tristeza nos invada y sobre todo, invada a las personas que tenemos a nuestro alrededor. Si un amigo, un hermano o un simple conocido te cuenta su sueño, su proyecto de vida, ¿Quien eres tú para negarle esa posibilidad? ¿Acaso conoces el fin de todos los caminos y por eso sabes lo que nadie sabe?

Seamos un poco más positivos, y sobre todo, seamos todos un poco más asertivos y todos saldremos adelante.

Haz de tu voto un voto útil, deja de lado PPSOE y vota a un partido pequeño

Uno de los mitos que existe en democracia es él de “el voto útil”. Yo mismo he cambiado varias veces mi voto creyendo en cada momento que mi voto sería más útil así, pero lo cierto es que los partidos políticos han tergiversado el sentido de ese “voto útil”.

Empiezo por el principio: la democracia debería ser “la decisión del pueblo”, pero entonces a alguien se le ocurrió la linda idea de las chapitas.

¿Y que es eso de las chapitas?

Pues muy sencillo: la militancia. La militancia supone una bolsa de votos segura para los partidos porque la gente va a las urnas como va al futbol: “viva el betis manque pierda”. Eres militante entonces te da igual que el cabeza de lista sea un inutil, un corrupto, un prevaricador, un agresor, o un sinverguenza. Delincuentes en definitiva que serán presentados por el partido como “presuntos” hasta el día de la sentencia y como “víctimas de un complot” a partir de la publicación de la condena. ¿Y como se traduce eso? Pues que te saca completamente de la posibilidad de que tu voto valga para algo. Es decir: ¿Tú estás afiliado al PSOE, al PP, a CIU, al PNV, a IU? Enhorabuena, tú no cuentas en esta democracia. Es decir, tú votas pero en realidad, tu voto no cuenta.

¿Y porqué no cuenta?

Aquí está la cuestión. En España tenemos instaurada un bipartidismo. El PP tiene una bolsa enorme de afiliados, el PSOE otra bolsa enorme de afiliados, y luego están todos los demás. Sin embargo ninguna de esas bolsas llega a la altura suficiente para alcanzar mínimamente la tan deseada mayoría parlamentaria.

Esos votos, los de la bolsa, están asegurados. Las campañas electorales, pese a invitar a los afiliados a los mitines para que vitoreen al lider, están en realidad enfocadas a los demás. La campaña, seamos claros, está enfocada a captar el verdadero voto útil de la democracia y si tú eres un militante la campaña no es para ti.

Todos esos votantes que no están en ninguna de las grandes bolsas, que no tienen teñido su voto de ningún color predeterminado, sino que piensan votar después de reflexionar, que igual votan cabreados (yo lo estoy) o como castigo. Ese grupúsculo de personas es él que realmente mueve la democracia pues será quien le de la mayoría simple o absoluta a alguno de los dos grandes partidos.

Las bolsa de afiliados hacen que ambos partidos estén situados muy por encima que los demás partidos. Pero ya está, no les da más posibilidades. La militancia, para lo único para lo que sirve es para acercar más a un partido a esa ansiada línea, punto. Vale, y para llenar estadios. Los demócratas, los no afiliados, los que votan con la cabeza y no se casan con nadie, esos son los que están situados por encima de esas bolsas y son los que pueden hacer que el montón de votos del PP o el montón de votos del PSOE sea más alto y alcance la mayoría. Por eso los esfuerzos de la campaña están dirigidos a ellos.

Ahora bien, vamos a suponer que todos ese voto inteligente, todos esos votantes con cabeza, reflexionan y deciden que sí, que es cierto lo que dice el 15M que hay que reiniciar la democracia, que es verdad lo que dice ATTAC que los mercados financieros están destruyendo nuestra democracia, que las premisas del FMI está hundiendo nuestras economías y entonces todos esos votantes toman la decisión de votar a otro partido.

Voy a eliminar de mi quiniela a PP PSOE , PNV y CIU que lo unico que hacen estos partidos es encadenar decisiones y rutinas que nos han llevado a la crisis actual, a las anteriores y a las que vendrán.

Pongamos por ejemplo que gran parte de esa masa vota a EQUO o a Izquierda Anticapitalista. Ni EQUO ni Anticapitalistas van a conseguir una mayoría absoluta porque las bolsas grandes de votos de este país están enterradas en los cotos privados del PP y el PSOE pero por otro lado las bolsas de PPSOE tampoco van a crecer. Se van a quedar en el mismo punto en él que estaban antes de empezar esta vorágine de mítines en los que los que deben convencer son aplaudidos por votantes que ya salieron convencidos de sus casas.

Y aqui viene lo interesante de la democracia.

PPSOE, gane quien gane, se verá en la necesidad de dialogar. En la necesidad de hacer un trato con esos partidos minoritarios. A esos a los que han puteado para que no puedan participar en la “fiesta de la democracia” y ahora resulta que se convierten en socios imprescindibles. PPSOE los necesita para que se suban a sus bolsas y puedan tocar la línea de la mayoría y ganar la partida.

Y ese es mi consejo para estas elecciones,

Que hagas de tu voto un voto útil y que votes a un partido pequeño, en él que creas, que tú creas sinceramente que puede cambiar el panorama actual y que le des la llave para formar un gobierno. Ignora los llamamientos de los grandes partidos que braman que los votos les pertenecen y votar al pequeño es un voto perdido.

Vota a ese pequeño partido que colocado encima de la bolsa de votantes de los dos grandes provoquen un cambio en nuestra democracia y obligue a los grandes partidos a hacer algo más de lo que están haciendo y que de una vez resuelvan los problemas acuciantes que tenemos en España y que no son ni los contratos, ni los salarios, ni los funcionarios ni las pensiones sino el capitalismo salvaje y completamente descontrolado que propicia el actual sistema financiero.

Por último, si todo lo anterior no te convence porque eres un acérrimo del PSOE, del PP, de PNV o de CIU entonces miralo por otro lado: Los grandes partidos se han convertido en un fin en si mismos dónde el único objetivo es el poder. Aunque la Constitución Española dicta que deben ser democráticos en su estructura interna lo cierto es que no es así.

Si me haces caso y votas a un partido pequeño obligarás a los dirigentes de tu partido a replantearse lo que está ocurriendo y si además de ello tu partido no consigue la ansiada mayoría es posible que consigas que tu partido se regenere y recupere la senda democrática.

parar, quitarse la mochila, pensar, mirar el mapa, coger la mochila y volver a caminar

Hoy he comenzado una nueva etapa en mi vida laboral. Agradezco sinceramente a todos los que desde ayer me están enviando ofertas de trabajo o recomendando mi perfil en Linkedin pero lo primero es lo primero: debo organizarme, reorganizar mi vida familiar y estudiar las posibilidades que se nos plantean.

¿me preocupa el paro?

Bueno, con 39 años y dos hijos pequeños pues ya verás. Pero no es el fin del mundo ni de mi vida. Sólo es el cierre de una etapa y el comienzo de otra.

¿Estamos en crisis?

Yo sigo pensando lo mismo sobre la crisis. Siguen necesitándose carpinteros, abogados, pintores y heladeros. Politicos en cambio nos sobran pero ese es otro tema…

Pues eso. He dejado la mochila un momento, consulto el mapa y yo os cuento por dónde seguiré caminando.