Kano, un ordenador para que nuestros hijos sean actores y no espectadores

A menudo decimos, repetimos, que nuestros hijos son nativos digitales. Nacieron cuando internet, los móviles, Google y Facebook ya estaban ahí.

image

Pero creer que eso ya les capacita es como creer que nuestra generación sabe usar un libro, una buena enciclopedia o el manual de instrucciones de la lavadora simplemente por haber nacido en el siglo XX.

Nuestros hijos son nativos digitales, si, pero sin el aprendizaje no adquirirán el conocimiento. Nosotros no queremos que nuestros hijos sean espectadores sino actores de su propio camino. Por eso hemos elegido para ellos un ordenador Kano.
Sigue leyendo

Anuncios

¿Qué es un país para ti?

No, señores, España no es Francia. En efecto aquí la gente siente orgullo de cantar La Marseillese, y lucen con orgullo su bandera, y se sienten orgullosos de ser franceses.

The show must go on

Pero eso no tiene nada que ver, o muy poco, con el orgullo patrio con el que algunos defienden su españolidad y que sólo es un rancio escaparate sin más.

Lo primero que hay que explicar es que Francia es una República. Y eso en España no sabemos lo que es (si preguntas te dirán que es “no tener Rey” y que sale más caro que la realeza. Estupendo) Pues no, señores, una república es ante todo un pacto de solidaridad entre ciudadanos. Cuando los franceses cantan juntos La Marseillese están manifestando no sólo su respeto por su patria, están diciendo SOMOS UNA UNICA NACIÓN. Sigue leyendo

El problema de las mascotas en los transportes públicos no son los animales, son sus dueños.

Estación de tren de Evreux

un momento antes de tomar la foto, esta señora recogía las cacas de su perro.

Lo siento por mis amigos animalistas pero admítanlo: El problema de las mascotas en los transportes públicos no es de los animales, es de sus dueños.

Vivo en Francia, un país donde los animales viajan en los transportes públicos, entran en los comercios (salvo que se indique lo contrario) y tienen acceso a playas, centros comerciales e incluso a mi despacho, un espacio sanitario. ¿Y a que es debido?

Los animales son los mismo en Francia que en España pero parece que en la piel de toro aún falta mucha educación que impartir… A los dueños.

A menudo las asociaciones y protectoras de animales organizan campañas para permitir el acceso de las mascotas a los transportes públicos. Francamente, erran el tiro. Hasta que en España las personas no se comporten como cerdos es inconcebible que un perro viaje en un autobús o un tren. Sigue leyendo

El acoso en circulación

Si un imprevisto me obliga a frenar de pronto, el trailer que me sigue a apenas unos cuatro metros de distancia ¿podrá frenar a tiempo o me arrollará?

Desde el pasado mes de septiembre viajo a diario a la vecina ciudad de Linares. Eso hace que comience a conocer en profundidad la jungla de asfalto que si bien en los noventa eran las calles de una ciudad ahora bien podría decirse que son las autovías y carreteras. ¡Vaya elenco de agresivos, torpes, listillos y arriesgados que se encuentra uno en la carretera.

el vehículo de detrás me está acosando ante la imposibilidad de adelantar

acosando ante la imposibilidad de adelantar

Hay toda clase de artimañas y trucos en la conducción temeraria pero sin duda él más usado en mi trayecto diario es el acoso: El conductor que te sigue no puede adelantar por la razón que sea (obras en el caso de la primera foto, tráfico contrario en el caso de la segunda) y por ello decide acosarte para conseguir que conduzcas más rápido. Incluso mucho más allá del límite de velocidad.

 

El viernes pasado un conductor llevó su acoso mucho más lejos y mientras yo procedía a cambiar de carril para adelantar un camión, el hijodeputa, que no tiene otro nombre, se metió en el arcen y comenzó a avanzar a gran velocidad en el poco espacio entre el guardarail y mi coche, tratando de obligarme a volver al carril derecho.

Que yo lleve una pegatina de “niños a bordo” y que desde detrás se distingan perfectamente las dos sillas de seguridad de mis hijos le importó bien poco. Y la verdad es que si hubiera llevado a mi familia en el coche hubiera cedido a su acoso para proteger a los míos pero para su desgracia yo no llevaba a los niños así que sujeté con fuerza el volante, pulsé el claxon de continuo y me mantuve en mi posición. Sólo entonces frenó y se colocó justo detrás de mi para adelantarme justo en el momento en el que yo volvía a mi carril.

 

Existe un truco contra estos asesinos en potencia, aunque no siempre funciona (se ve que se lo saben):

Cuando un coche te acose coloca tu pie encima del freno y písalo ligeramente. Tu coche no reducirá la marcha pero se encenderán las luces de freno y el conductor que te acosa pensará que estás frenando con lo que frenará también.

Pero repito que no siempre funciona y yo me he encontrado ya a más de uno que acelera cuando tú pisas el freno, como diciendo “aquí él que asusta soy yo“.

El truco que siempre funciona es la paciencia, la cordura y mantenerse alerta. No hay suficientes policias en las carreteras para pillarlos a todos así que cuando te acosen haz lo que yo: respira hondo, sujeta firme el volante y manten la calma. Cuando ya me ha adelantado y ha pasado el peligro entonces me desahogo gritándole de todo (bueno, salvo si voy con los peques, que trato de ser más comedido, jeje).

Distintas formas de entender la educación de los hijos

Mi hija corre por la calle junto a otro niño que conoció en la guardería. En un momento dado el niño la empuja para que no le gane y su madre lo disculpa diciendo:

– Es que mi hijo está acostumbrado a ser el primero en todo. Lo estamos educando para que sea un ganador.

Mi esposa no le contesta, no lo entendería, pero cuando me lo cuenta añade:

– Pues yo prefiero educar a nuestros  hijos para que sean competentes antes que competitivos.

Aceptamos pulpo

‘Las joyas de la corona‘ es un reality sobre el cambio, un cambio que es lo que buscan los concursantes del programa y que se basa únicamente en ser más educados, tener mejores modales y dejar de tener la actitud chabacana y vulgar con la que vienen la mayoría de ellos. Es decir, que los concursantes en la casa reciben clases de modales y actitud de diferentes profesores, algo así como un ‘Supermodelo’ pero basado en los buenos modales y el glamour. (fuente)

Vale. Me quedó claro.

Belén Esteban renueva por un año con Telecinco con un sueldo que rondaría los 100.000 euros al mes.

Joder! Pues no, no me quedó claro.

El padre invisible

7 de abril de 2006, 8 y 10 de la mañanaLa primera vez que entré al maternal me llamó la atención un cartel que reivindicaba la participación del padre en el el embarazo, nacimiento y crianza de los hijos. Me gustó, la verdad.

Años después yo era el padre de la criatura que llevaba apenas tres meses cociéndose en el vientre de su madre y entraba en el maternal con la sana intención de participar en todo el proceso de embarazo. Iluso.
-¿Que edad tiene el padre? Le preguntó el médico a mi mujer.
-34.- Contesté yo.
– ¿Antecedentes de enfermedades congénitas en la familia del padre?- Volvió a preguntarle el médico a la madre de la criatura.
– Ninguno.- Le contesté y luego, mirando a mi mujer:
– ¿Te has dado cuenta, cariño? Soy invisible.- Codazo de mi mujer, ningún comentario del médico.
Se sucedieron las preguntas. El doctor no me miró ni se dirigió a mi en ningún momento. Llegó el momento de la ecografía y el médico corrió la cortina en mis narices.
– ¿Cariño?- Dijo mi mujer. Yo corrí la cortina de nuevo y le di la mano a mi esposa.
– Estoy aquí. Es que soy invisible.-

Ese fue sólo el comienzo. Las clases de preparación al parto son [todas] en horario laboral y aunque los matrones y matronas animan a las embarazadas a venir con sus parejas ya me contareis quien trabaja en una empresa que le de dos horas semanales por tal motivo.

También nos suscribimos a varias revistas sobre embarazo & bebés. ¡Anda! Un especial “papás”, mira tú yo creía que los padres estábamos siempre ahi pero no, tienes que esperar a un número especial “Día del padre” para que las revistas se acuerden de nosotros.

Llegó el gran día y me toca esperar cuatro horas en la sala de espera mientras la madre me espera en monitores las mismas cuatro horas.
– ¿Dónde se habrá metido?- Pensaba ella. -Estoy esperando a mi esposo.-
-¿Porqué no me dejan entrar?- Me quejaba yo.
– Nadie ha preguntado por usted.- Le decían a mi mujer.
– No puede entrar hasta que no le autoricen.- Me decían a mi.

Finalmente entré y fui detenido por una marea de batas. Me identifiqué y la que luego resultó la matrona de mi mujer me dijo: “Claro que puede pasar. Es que nadie me informó de su presencia.”

La realidad es que los padres, aunque queramos participar en el embarazo, en el parto y en la crianza de nuestros hijos, estamos en una sociedad machista que ha desarrollado protocolos para embarazadas y no para “parejas embarazadas”.

Las salas de espera están llenas de embarazadas con sus madres o suegras.
La entrada y salida de las guarderías están llenas de madres y abuelos.

¿Cuantos de esos padres faltan porque no quieren ir y cuantos porque no tienen la oportunidad de ir?

¿Cuando se dará cuenta la sociedad y los estamentos políticos, médicos y laborales que no es suficiente con decir que el papel del padre es importante sino que hay que darle la oportunidad de estar con la madre y con su hijo?