Para los que ir a Decathlon ya es vivir en armonía con la naturaleza (Ir en bici no es sinónimo de tío sanote)

cicloimbécilesSi hay algo que me toca las narices son los ciclistas que dándoselas de sanos-ecológicos-respetuosos van con la bici hasta el último confín, independientemente de que esté prohibido o de que el paso de su bicicleta pueda dañar el entorno.
Aquí en Alesia no fue distinto. Saltándose la valla que cierra el paso a los vehículos, este grupo de incongruentes imbéciles colaron sus bicis en el yacimiento arqueológico e incluso las subieron al monumento de Vercingetorix para hacerse la puta foto con sus bicis, como no.