Lo esencial es invisible a los ojos


En mi búsqueda de un primer coche la mayor parte de los consejos que me daba la gente cercana se pueden resumir en uno:

Comprate un coche viejo o sufrirás con el primer arañazo.

No les hice caso, como casi siempre, pero es que mi concepto de las cosas materiales es distinto a la mayoría. Sigue leyendo