Mi escritorio de diciembre


Este es el escritorio de mi tigretón para éste último mes de diciembre. Uso Linux Mint 10 Julia como sistema operativo y Enlightment como gestor de escritorio preferido. Es rápido, minimalista y hace rugir mi pc como en sus tiempos mozos.

Como KDE me encandiló desde el primer momento continuo usando Kmail, GwenView o Hotot


Anuncios

Porqué nunca compraré un producto de la manzana

TuxOSX fuente Wikimedia

TuxOSX fuente Wikimedia

Todo él que me conoce sabe que soy un fan de la tecnología y siempre he estado [y sigo] fascinado por las producciones de Apple. Es más, nunca he dudado en recomendarle a un amigo que se compre un producto de la manzana porque la verdad es que creo sinceramente que son grandes productos.

Sin embargo también tengo claro que yo nunca me compraré nada de Apple y la razón es muy sencilla.

Bueno, hago un paréntesis para decir lo obvio: Mi economía actual situaría una compra de Apple como un acto de locura injustificable. Mi esposa me mataría y con razón. Pero aunque esa puede ser la razón hoy no es la de mañana y no justifica el “nunca” del título.

 

Siempre fui un usuario de Windows y eso hace que aceptes ciertas limitaciones como insalvables:

  • Los programas de calidad son caros, mejor los descargas del emule,
  • Es necesario desfragmentar a menudo para que el ordenador marche,
  • el “pantallazo azul de la muerte” es algo inherente a la informática,
  • la búsqueda de aplicaciones y drivers es una odisea obligatoria,
  • los virus, troyanos y otras amenazas adquieren la normalidad de un asesinato en las visitas de Jessica Fletcher. Sigue leyendo

Actualizando a Karmic Koala

Pues sí, en estos días estoy de mudanza en mi ordenador, instalando el nuevo Ubuntu 9.10, seguiré con KDE por supuesto ya que estoy muy satisfecho del entorno y de las aplicaciones propias.

Este artículo en realidad es una especie de lista de la compra para acordarme de las aplicaciones no nativas que volveré a instalar o que instalaré por primera vez y es que voy a hacer una instalación limpia y no actualizaré simplemente. La razón es que mantuve durante un tiempo Gnome y KDE y conseguí armar algunos líos tremendos por instalar aplicaciones de cualquier manera y no siempre la correcta.

Llevo un tiempo usando Chromium, me gusta y seguiré con él. Firefox me sigue gustando pero me da peores resultados. Liferea, aplicación que me encantaba, no me llegó a funcionar en Kubuntu y Akregator no me terminó de gustar, probé varios lectores, sin éxito, así que finalmente decidí quedarme con Google Reader, que le vamos a hacer.

Bilbo, un fantástico redactor de blogs y Chokok, para el twitter de Tha, también estarán de vuelta. Instalaré también Kasablanca para mi ftp y Salasaga por si tengo tiempo de hacer algunos tutoriales.

De juegos sólo me quedaré con los de serie y el fantástico Numpty Physics. Siempre instalo Glest y luego no juego así que esta vez se quedará fuera.

una manía cualquiera: cambiar a menudo el fondo de escritorio

Los primeros escritorios no tenían más que un fondo verde que luego se tornó negro grisáceo y por fin alguien inventó el entorno de escritorio y nació en mí una nueva manía: cambiar a menudo la imagen de fondo.

Afortunadamente es algo que en KDE está automatizado así que el único problema que me queda por resolver es ¿dónde encuentro yo fondos de escritorio?

Porque, seamos sinceros, Google para eso no sirve. Te puedes tirar días y días navegando y registrándote en webs de nombres muy parecidos sin encontrar nada que te atraiga así que aquí os dejo mis sitios favoritos:

1.- Desktopography, composiciones de fotos reales y dibujos, paisajes sobre todo, absolutamente fantásticos.

Treehugger-640x480

.

.

.

.

.

.

.

.

.

2.- DeviantArt, una comunidad virtual repleta de artistas, ahi encuentras desde iconos para tu escritorio hasta el fondo pasando por cualquier imagen que te puedas imaginar.

A_tale_of_love_by_NerzhuL47

.

.

.

.

.

.

.

3.- Bitelia, otra página que no es de fondos de escritorio pero que publica cada cierto tiempo capturas de pantalla de escritorios de sus seguidores. Puedes encontrar todos los escritorios bitélicos (así como mandar el tuyo propio) en su pool de Flickr.

3506825030_73ece30172_m

.

.

.

.

.

.

.

A través del pool encontré una interesante selección en Instantshift y una web también de imágenes que ya exploraré: Zixpk.com

4.- Ubuntu Life,

Por último añadir que suelo pescar fondos también en Ubuntu Life, un blog sobre Ubuntu y más cosillas que sigo desde que dejé el lado oscuro.

loboconcaperucita

Nuevo Ubuntu, sabor KDE

mi escritorio de Abril

mi escritorio de Abril

Así es, ahora que he actualizado a la última versión de Ubuntu he dejado Gnome para pasarme a KDE.

¿Las razones?

Pues quizás, seguro que mi afición a la consola y a probar aplicaciones me hizo instalar algo que no debiera y Gnome con Compiz le resultaba muy pesado a mi ordenador que cada vez se movía más lento. Cierto es que no tengo un monstruo, sólo un Athlon a 3 Ghz con 512M de Ram pero tengo costumbre de tener siempre veinte mil aplicaciones abiertas y de hacer varias tareas simultáneamente y no voy a cambiar.
Un día me dio por probar KDE 4.2 y mi máquina suspiró aliviada así que para esta nueva instalación me he ido directamente a Kubuntu.

Hágase la luz

Hay muchos motivos por los que pasarse a Linux. Yo me harté de tener que tirar de la mula para poder tener programas decentes o aguantarme con versiones beta, con publicidad o con spyware pero después de un año con Ubuntu un problema en mi disco duro me devolvió a Güindos.

Ay! ¡Menuda caida!

Tener un sólo escritorio,

no poder presentar todas las ventanas abiertas con un sólo movimiento de ratón,

Aguantarme con el estilo visual, como mucho cambiar los colores

Tener que buscar, descargar e instalar manualmente todos los programas que necesito y reiniciar el ordenador cada vez,

Esperar, esperar y esperar porque mi microprocesador no puede gestionar tantas aplicaciones simultáneamente cuando estoy en güindos…

La oscuridad terminó y he vuelto a mi ubuntu. Donde las ventanas se alinean con un click, donde se apartan suavemente, ondulandose, donde dispongo de espacio suficiente como para colocar cada aplicación en un escritorio distinto y no mezclar temas.

Mi Ubuntu que no sólo es mío porque está en mi ordenador sino porque puedo hacer con él lo que quiera, empezando por cambiarle los iconos, la forma y colores de las ventanas, las aplicaciones que se ejecutan y todo lo que me plazca. Un espacio mío que aprovecha de tal manera los recursos de mi ordenador que ya no necesito subir la ram ni comprarme una nueva tarjeta gráfica y donde instalar o desinstalar un programa es tan sencillo como escribir una breve línea en una terminal y ejecutarlo a continuación…

No, francamente, quien prueba la libertad no soporta luego que le encierren entre cuatro paredes.