Blue Screen of Death, el relevo

BSoD en Android gracias a Feisbuc

Debido al insano esfuerzo de Microsoft por eliminar la Pantalla Azul de la Muerte de nuestras vidas, Zuckerberg, siempre atento a nuestras necesidades, ha decidido lanzar su nueva aplicación para Android.
Si echabas de menos DBoS no dudes ni un segundo, Facebook para Android es la aplicación que falta en tu vida. Una linda pantalla azul que contemplarás durante horas y horas.
Tedio garantizado. Puede provocar ansiedad. Tómese con moderación.

Para los que ir a Decathlon ya es vivir en armonía con la naturaleza (Ir en bici no es sinónimo de tío sanote)

cicloimbécilesSi hay algo que me toca las narices son los ciclistas que dándoselas de sanos-ecológicos-respetuosos van con la bici hasta el último confín, independientemente de que esté prohibido o de que el paso de su bicicleta pueda dañar el entorno.
Aquí en Alesia no fue distinto. Saltándose la valla que cierra el paso a los vehículos, este grupo de incongruentes imbéciles colaron sus bicis en el yacimiento arqueológico e incluso las subieron al monumento de Vercingetorix para hacerse la puta foto con sus bicis, como no.

He vuelto.

Sainte Madeleine de Vezelay, donde se inicia el Camino de Santiago.

Sainte Madeleine de Vezelay, donde se inicia el Camino de Santiago.

Hace 21 años dos amigos subían esa calle para empezar una gran aventura: Hacer el Camino de Santiago desde el sepulcro de Maria Magdalena hasta el del apóstol Santiago.

Aquí empezó un largo camino de más de mil kilómetros con dos gruesas mochilas y toda la fuerza y ánimo del mundo.

Fue un camino muy duro, nada que ver con ese paseo que supone hacer El Camino en España. Pasamos frío, andamos por carreteras tan estrechas que cuando venía un vehículo teníamos que bajar a la cuneta. Dormimos en albergues para vagabundos y en un castillo. Nos refugiamos de la lluvia en casas ruinosas y abandonadas… Pero no me arrepiento, fue una experiencia de vida única.

Hoy he regresado al hogar de los peregrinos para agradecer su recibimiento de entonces. Ya no están las hermanas franciscanas que nos agasajaron con café sin leche ni azúcar porque eran pobres y no consumían esos manjares. Su convento cerró y ahora un patronato se encarga de la casa.

Un amable señor entrado en años gestiona ahora el lugar. Habiendo sido él mismo peregrino me ha pedido que nos tuteemos y en español y francés le he contado nuestra aventura, tal y como prometimos a aquellas franciscanas que haríamos.

Generando desechos

Solicité el envío de un “nearcom”, ese minúsculo aparato, mas pequeño que un capucho de bolígrafo, que aparece en la parte inferior de la fotografía. Venia en la cajita verde que a su vez reposaba sobre el manual de instrucciones (descargable de internet) y la gruesa placa de corcho gris. No hay nada mas.

¿Era realmente necesario tanto envoltorio?
Después nos preguntamos porqué generamos tanta basura.

Generando desechos

Un livre en attente d’un lecteur sans moyens

image

“Livre en attente”, o libro a la espera, es una preciosa iniciativa de la librería L’oiseau-Lire, en nuestra ciudad.

Primero llegó el café a la espera, ese café que podías dejar pagado por adelantado y que iría destinado a quien no pudiera permitírselo. Después fue el bocadillo a la espera, el almuerzo a la espera.

L’oiseau-Lire ha tenido la idea de hacerlo extensivo a los libros y con ese motivo, invita a sus clientes a dejar un euro o dos para que aquellos lectores que no puedan permitírselo tengan la oportunidad de llevarse un libro que hemos pagado el resto de lectores.

En unos tiempos en los que la educación y la lectura están infravalorados, son despreciados, me parece un gesto hermoso y a imitar.

Esta es la carta de un hombre que tuvo que marchar de su tierra. Por la gracia que tenemos

Amor mío, cuánto esfuerzo me cuesta escribir estas palabras.
El destino, el destino de un tiempo ya viejo nos separa.
El destino es la inercia de la soga que ahoga, la piedra que entierra y que aplasta,
de la mano que apaga la aurora y nunca se cansa,
de la voz que te llama en la noche, detrás de una puerta
y te clava un momento en la duda de quién es uno.
Sigue leyendo